Galería

Escuchar las emociones

Escuchar las emocionesAnte las situaciones que acontecen en la vida a veces aparecen sentimientos o emociones que se experimentan como extraños, inapropiados o desproporcionados a la situación en sí.

Cada vez que uno se cuestiona si lo que siente es legítimo, si debería sentirlo o no… cada vez que uno se juzga por lo que siente en un momento dado… pone su bienestar al servicio de una creencia del estilo “No hay que darle tanta importancia”, “Eso que te pasa no es para ponerse así”, “No está bien sentir esto”…. que crea un conflicto entre dos aspectos de uno mismo: el sentimiento o emoción y la creencia.

Este conflicto agrega sufrimiento al sentimiento que se cuestiona, y al final uno intenta por todos los medios taparlo o, en el peor de los casos, restarle importancia y autoconvencerse de que eso que siente no es importante.

Cuando esto ocurre, cuando uno se manda el mensaje de que lo que siente no es importante, se está diciendo a sí mismo que él no es importante, con lo cuál, aquello que necesita, aquello que ese sentimiento le está señalando pierde la posibilidad de ser escuchado.

¿Qué ocurre si se anula el sentimiento o la emoción?

Las emociones, cada una con su función, son las responsables de satisfacer nuestras necesidades. Si las anulamos, si las desatendemos…dejamos de escucharnos a nosotros mismos. Si aprendemos a escucharlas, son grandes maestras.

Hay una frase que resume con claridad lo que pasa al restar importancia a las emociones: “Fingir que no duele, duele el doble”.

No se trata de que el sentimiento y la emoción controle nuestra acción, sino más bien de escuchar que es aquello que nos quiere decir y aceptar que no es correcto o incorrecto sentirse de una manera determinada, simplemente es.

Anuncios

6 Respuestas a “Escuchar las emociones

  1. Pingback: Los mensajes de la culpa | IRENECALATAYUD

  2. Pingback: La paciencia: ¿Enemiga o aliada? | IRENECALATAYUD

  3. Pingback: Tomar el miedo | IRENECALATAYUD

  4. Pingback: Los “tengo” y los “debo” | IRENECALATAYUD

  5. Pingback: El mundo de las emociones | IRENECALATAYUD

  6. Pingback: Hablemos de la rabia | IRENECALATAYUD

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s