Galería

El vínculo de apego, dónde empieza la vida emocional

El vínculo de apego, dónde empieza la vida emocional¿Qué es el apego? ¿Para qué sirve? ¿En qué relaciones está presente?

El apego es un vínculo de naturaleza social que se establece entre personas a través del sistema de cuidado.

Se caracteriza por ser una vinculación afectiva intensa, duradera y de carácter singular que se desarrolla y se consolida entre dos personas, mediante una interacción recíproca.

No nacemos aferrados o con apego a nada ni a nadie sino que vamos desarrollando dicho vínculo de apego a lo largo del proceso evolutivo porque así lo necesitamos y lo fomentamos a través de conductas innatas. Somos seres gregarios y como tales necesitamos del grupo para desarrollarnos y crecer. Tenemos unas necesidades que cubrir y mediante el vínculo de apego nos encargamos de satisfacerlas.

Las primeras relaciones de apego nacen dentro del sistema familiar, a través de la relación con los padres. Los padres son las primeras figuras con las que nos vinculamos y a través de las cuáles nos sentimos cuidados, protegidos, seguros, etc.

En función de cómo haya sido esta relación con ellos vamos a desarrollar una forma de vincularnos después en el mundo adulto, principalmente con la pareja ya que ésta constituye la relación con un grado de intimidad/cercanía más similar a la de los padres. A partir de ahí se van a establecer lo que llamamos estilos afectivos en la pareja, puedes ampliar información aquí.

Existen diferentes estilos o tipos de apego. Del tipo de apego dependerá la calidad de la relación: la satisfacción emocional, la estabilidad en la pareja, la calidad y la cantidad de interacciones interpersonales, las ideas positivas o negativas sobre el amor y en general una serie de aspectos que influirán en que el vínculo se mantenga o se rompa.

Pero… ¿qué función tiene el vínculo de apego en la vida emocional de una persona?

La mayoría de las emociones intensas surgen entorno a la formación, mantenimiento o pérdida del vínculo. El vínculo promueve la búsqueda y el mantenimiento de la proximidad del otro, con la finalidad de obtener el cuidado y la protección necesaria para conseguir una sensación de seguridad y bienestar, tanto física como psicológica.

De esta manera es importante trabajar en nuestras relaciones con el otro y en nuestra manera de vincularnos; es importante conocer de qué manera nos regulamos en el contacto con el otro. Es importante trabajar en el dar y el recibir, solo así podremos construir relaciones que sumen.

Feliz viernes!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s