Galería

¿Dónde se esconde la felicidad?

Dónde se esconde la felicidadDecía Buda: “Si con todo lo que tienes no eres feliz, con todo lo que te falta tampoco lo serás”. Esclavos del deseo a veces ansiamos experimentar sensaciones, poseer objetos, estar con ciertas personas o disfrutar de algunos modos de vida que sentimos nos harían más felices. Otras deseamos ser algo que no somos.

Asociamos la felicidad y el placer a tantas cosas externas y sinsentido que al no tenerlas sufrimos, y cuando las tenemos resulta que no eran lo que esperábamos. Esto acaba derivando en una insatisfacción latente que cuando se hace presente lo único que consigue es alimentar la espiral del deseo. Es como tener la necesidad de comer y beber agua, no podemos satisfacer el hambre bebiendo, está claro. Podemos entretenerla, pero acabará por aparecer, y cuando lo haga, lo hará con más fuerza.

Con la felicidad ocurre algo similar. La verdadera felicidad es una felicidad de dentro, en uno mismo y con uno mismo. No sirve llenarnos de cualquier cosa, si uno no está lleno de sí, lo que entre de fuera acabará por dejar el vacío que ya hay.

¿Cómo vamos a poder disfrutar sintiéndonos incompletos? ¿Dónde “aprendimos” lo que era la felicidad? ¿A quién o quiénes de nuestro alrededor consideramos felices?

Cuando ponemos nuestra felicidad al servicio de algo que no existe en el aquí y ahora lo único que nos queda es o bien sufrir por no tenerlo en ese instante o construir una idea falsa sobre lo que nos haría felices.

Estamos tan distraídos buscando la felicidad en lugares equivocados que teniéndola tan cerca no la vemos. Hace poco leía un fragmento de Fernando Pessoa que me evoca lo anterior, dice así:

“El hombre no debe poder ver su propia cara. Eso es lo más terrible que hay. La naturaleza le ha concedido el don de no poder verla, así como el de no poder mirar a sus propios ojos. Sólo en el agua de los ríos y los lagos podía mirar su rostro. Y la postura, incluso, que tenía que adoptar era simbólica. Tenía que inclinarse, que rebajarse para cometer la ignominia de verse. El creador del espejo envenenó el alma humana”.

¿Puede el hombre encontrar la felicidad dentro de uno mismo libre de condiciones externas? ¿Qué postura deberá adoptar para poder sentir la felicidad? ¿Qué “precio” tendrá que pagar?

Feliz fin de semana!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s