Galería

Conseguir que mi hijo me haga caso (II)

Conseguir que mi hijo me haga caso IIViendo la importancia que existe en la influencia de los padres en los hijos y observando la dificultad que reside en que obedezcan en asuntos que estimamos de vital importancia para su desarrollo (la comida, los estudios, la comunicación con nosotros, etc.) presento unas recomendaciones para influir de una manera más positiva en los niños.

  • Como padres, a veces sobrevaloramos lo que un niño puede hacer, exigiéndole constantemente que nos obedezca en todo. Antes de pedirle que te haga caso en algo piensa lo que le vas a pedir, ya que a veces el niño se cansa y responde de forma “rebelde” por sistema.
  • Explícale porque es importante para ti que haga eso, “hazlo por que te lo digo yo” no funciona, en todo caso lo convierte en un niño sumiso que cumple órdenes porque no tiene más remedio.
  • Lo que le pides…¿lo haces? Decirle al niño que tiene que hacer algo y no hacerlo tú no le transmite el valor del acto. Primero observa como adulto que es lo que haces para después ver lo que transmites.
  • Cuando le pides algo le das un mensaje por diferentes canales…desde el lenguaje verbal acompañado por el lenguaje no verbal. ¿Qué le dices a tú hijo a través del canal no verbal? El no verbal se capta antes que el verbal y los niños tienen más sensibilidad para captarlo. Presta atención más que a lo que dices, a cómo lo dices.
  • Usa refuerzos positivos. Es curioso como corregimos con facilidad las conductas de los niños a través de la crítica, el castigo o el reproche. Los refuerzos positivos ayudan a consolidar las conductas deseadas más que los negativos, que deben de aplicarse cuando los primeros no surten efecto.
  • Gestiona de forma eficaz los refuerzos. No siempre que hace la conducta deseada hay que premiarle. Es importante observar el esfuerzo que pone y no abusar del refuerzo, si se abusa el niño se sacia y no es efectivo. También puede pasar que te haga caso solo por el refuerzo positivo. Es importante saber cómo administrar los refuerzos.
  • Calidad de los refuerzos. Al escoger el refuerzo éste tiene que ser de valor para el niño, cuanto más valor, más efectivo. A veces, el refuerzo más efectivo es compartir tiempo con él en alguna actividad que le guste mucho y sea atractiva. Los refuerzos materiales acaban por perder valor.
  • Consulta a profesionales especializados en el tema. No hace falta esperar a que un niño tenga conductas problemáticas para ir a un profesional. Como padre no tienes porque saberlo todo.

Educar a un hijo es un proceso en el que existen buenas intenciones y existen dudas. Es quizá una de las tareas más difíciles y a la vez más hermosas. Deseo que este artículo, al igual que  Conseguir que mi hijo me haga caso”  sea de ayuda para influir positivamente en vuestros hijos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s