Galería

La fuerza del rito

la-fuerza-del-rito

A las puertas de las vacaciones navideñas se me hace presente el encanto que albergan estos días… Si bien es cierto que mucha gente destaca la cara consumista y la fachada de estas fiestas para mi encierran infinitas oportunidades de crecimiento.

Si algo está presente en estos días son los ritos: regalar, despedir y recibir, celebrar, agradecer y compartir… En esta época hay implícitos muchos valores que suelen verse menos en otras épocas y pasan desapercibidos, pero que si uno se para, los ve.

Recién leía que un ritual es ´Un paseo por el mundo simbólico y sagrado de cada uno´, no puedo estar más de acuerdo.

Los ritos tienen la capacidad de conectarnos y vincularnos con lo que habita en cada uno de nosotros, tanto es así que para unos la Navidad es una mentira y para otros es un goce (no es lo que es, sino lo que vemos a través de nuestras creencias). Aunque existen ritos prestablecidos con los que podemos coincidir o no, existen ritos que construimos nosotros y a los que le damos un significado que a su vez nos construye.

Los rituales nos ayudan a transitar épocas de nuestra vida, nos ayudan a adaptarnos a nuevas realidades y también nos ayudan a fijar aspectos que queremos recordar por su trascendencia en nuestra historia.

Hay rituales que ayudan a asimilar realidades difíciles y a darle un espacio al dolor, como puede ser el caso de un velatorio; rituales que nos preparan para iniciarnos en una nueva etapa de la vida, como puede ser el casamiento o rituales que nos permiten la integración en un colectivo determinado.

Hay rituales de sanación y de liberación, en algunas culturas el canto y la danza son una manera de expresar y transformar las emociones para elevar las vibraciones y armonizar con la vida.

Podemos seguir ritos de nuestra cultura, aprender de otras culturas o construir de nuevos. La fuerza del rito reside en su simbolismo. Con el rito hacemos fácil lo difícil y posible lo aparentemente imposible. Ponemos orden. El ritual nos da valor y hace que demos valor. En un conjunto de acciones y una serie de pasos podemos procesar algo que de otra manera tenderíamos a evitar.

Cualquier momento es oportuno para empezar, pero ahora es un momento idóneo. Por mi parte volveré a escribir en tres semanas, mientras tanto estaré ocupada con algunos de estos rituales.

Felices fiestas y mis mejores deseos para el próximo año!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s