Galería

Aprender a fluir

aprender-a-fluir

La vida sigue su curso como el río sigue su cauce. El río no alberga propósito más inmediato que fluir con lo que encuentra a su paso; no tiene intencionalidad, no se aferra, no se apresura y tampoco se detiene.

Aprender a fluir con la vida y con lo que va aconteciendo es sin lugar a dudas uno de los mayores aprendizajes a la vez que uno de los más difíciles.

Decía Bruce Lee: ´Vacía tu mente, libérate de las formas. Como el agua. Pon agua en una botella y será la botella. Ponla en una tetera y será la tetera. El agua puede fluir o puede golpear. Sé agua, amigo´.

Seguro que has escuchado lo anterior en alguna ocasión, ´Be water, my friend´. Sin embargo, nuestro paso por la vida dista de ser como la corriente de un río, a diferencia del agua que se adapta, fluye y carece de una forma predeterminada nosotros tendemos a adoptar posturas estáticas y establecer patrones rígidos que nos dificultan la adaptación a los cambios.

Aceptar lo que nos sucede, rendirse ante aquello en lo que no tenemos control y confiar; confiar en la vida y en lo que la vida nos depara. Como decía Víktor Frankl ´En realidad no importa que no esperemos nada de la vida, sino que la vida espere algo de nosotros´.

Como el río, nosotros también podemos fluir, conectarnos con el ritmo de la vida y dejar que se manifieste lo que inevitablemente sucede: el cambio.

Fluir es dejarse llevar por el río de la vida, acompañarnos del cambio que sucede de forma natural y dejarse transformar por él, dejar que nos toque y nos transporte a otros espacios, a otras etapas, a otras vivencias.

Una parte de misterio, de no saber. Un encuentro con la sabiduría de que en la vida lo que acontece obedece a un propósito más grande, donde existe la incertidumbre del mañana, y aun así, resulta posible el encuentro con nuestra paz interior.

Bienvenidos de nuevo, continuamos la próxima semana!

Anuncios

Una respuesta a “Aprender a fluir

  1. Bueno y como digo yo “como no soy rio me vuelvo”” también es importante pra darte cuenta que si algo no fumciona o te hace daño puedes parar y cambiar tú camino.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s